jueves, 3 de febrero de 2011

Rukalhue recibe a el grupo Aymará



Cada temporada Rukalhue recibe a un grupo de practicantes que venimos a colaborar con las tareas diarias para poner en práctica todo lo que aprendimos con nuestros estudios previos.

Por otra parte, el Hostel organiza durante las temporadas altas actividades culturales para enriquecer el ambiente que se forma y para que la gente que nos visita conozca más sobre nuestra cultura.

A continuación les dejo un relato de cómo empezó el “Ruka-cultural” este año:

Esta historia comienza una tarde de verano en Rukalhue. Era una de esas tardes típicas de San Martín de los Andes dónde el viento hacía bailar a las hojas de los árboles y movía al agua del lago. Yo me encontraba en el Hostel cuando Pablo, el tutor de todos los practicantes que venimos a Rukalhue, me pidió que vaya al centro a buscar gente que quiera participar del tan famoso RUKA-CULTURAL, que se organiza en cada temporada. Asi fue que emprendí camino en busca de alguien que quiera mostrarle su talento a los diferentes huéspedes que nos eligen para pasar sus vacaciones.
Caminando, escuchando distintos sonidos, llegué hasta un grupo en particular que se hacía llamar Aymará. Lo que captó mi atención en aquel entonces fue que con un micrófono, una guitarra y una dulce voz, tres chicos habían reunido a una muchedumbre que bailaba al compás de su música. En ese instante por mi cabeza pasó: "Tenemos RUKA-CULTURAL para el 2011". Terminado su show, me acerqué a Juan, quien lideraba el grupo y le conté cual era mi propuesta. Lo que fueron palabras que probablemente el viento de ese día se llevó, terminó siendo una dulce velada en el comedor del Hostel, pocos días después.

Creemos que una vez más, Rukalhue, logró llegar a su finalidad de mostrar a quienes nos visitan la cultura que enriquece cada espacio de nuestra tierra, de combinar diferentes estilos de vida en un solo lugar y sobre todo, de hacer sentir a quienes nos eligen día a día, como en su casa.

Por: Rocío Sastre Luengo, practicante del Verano 2011.